Sin lugar a dudas uno de los principales beneficiados ha sido el sector tecnológico, pero hay otras profesiones, ligadas a la atención directa de las personas y a la automatización de los procesos, que están actualmente entre las tendencias más marcadas del campo laboral en todo el mundo.

La pandemia Covid-19 impulsó ciertos sectores económicos y evidenció la necesidad de fortalecer la capacitación de más personas para desempeñarse en áreas profesionales que reportan un crecimiento acelerado.

Dentro del sector empresarial se observa una necesidad mayor por personas expertas en big data, seguridad de la información, inteligencia artificial y robótica.


Las habilidades blandas

El Covid-19 también evidenció la necesidad de fortalecer las llamadas habilidades blandas, que hacen referencia a un conjunto de competencias humanas.

Se debe tener un equilibrio entre los conocimientos duros y las habilidades blandas, esto permitirá la formación de profesionales más versátiles y completos. Influyen aspectos de la personalidad del trabajador y las relaciones que genera dentro de su espacio de trabajo. Por esto, es importante que la persona tenga capacidad de adaptación al cambio y liderazgo.

Fundamental la capacidad de autoestudio, la disciplina, trabajo en equipo, análisis crítico, manejo del tiempo.

El estudio ‘Habilidades 360°: América Latina 2020’, realizado por la consultora internacional Page Group y que incluye 3 mil encuestas a presidentes y gerentes de distintas industrias de la región, muestra la importancia de las habilidades blandas en un profesional. Los directivos en Colombia destacaron que la inteligencia emocional es la habilidad que consideran más importante en un empleado.


Incidencia de la tecnología

El 2020 potenció notablemente diferentes sectores del área tecnológica y ha demostrado la necesidad de contar con un mayor número de profesionales en algunos campos específicos.

Las disciplinas asociadas a los avances tecnológicos y datos cobran gran relevancia. Las profesiones relacionadas a los sistemas, la programación, el análisis de datos y estadística tienen gran demanda laboral.


Otras áreas


Pero, la tecnología no es la única que marca la tendencia en esta nueva realidad que ha impuesto la pandemia y en las necesidades laborales actuales. En el área de negocios hay grandes oportunidades para el desarrollo profesional.

Así pues, hay que potenciar carreras relacionadas con las finanzas, con un nuevo tipo de profesional más y mejor articulado con las otras áreas de la empresa. Que tenga gran capacidad de gestionar riesgos y con conocimientos que les permita moverse con propiedad con tecnologías de punta como el blockchain.

La pandemia mostró la importancia que tienen profesionales en áreas de servicio, como expertos en salud física y mental.

Finalmente, según expertos, las carreras que estén ligadas a la generación de negocios en línea, tales como comercio electrónico o el marketing digital y todas sus industrias conexas van a seguir en auge.


Hay una demanda por profesiones relacionadas con apalancar a las personas con la tecnología; profesionales en programación, diseño gráfico y de experiencia y, por supuesto, los prestadores de servicios de redes sociales.