Lo que debe saber en su primer año de U






No tener miedo y plantear todas las dudas hace parte de ese primer acercamiento con los campus.


Es el inicio de una etapa que recordará para siempre, porque ser universitario implica muchos
cambios y sobre todo uno que afecta de manera muy personal y es comenzar a adquirir poco a poco más responsabilidades y madurar.

El primer año en la facultad puede ser difícil para algunos estudiantes, es un paso muy grande, en el que las responsabilidades con la educación aumentan considerablemente. Si bien es cierto que el joven escoge, teóricamente, un campo o profesión que le interesa, lo cierto es que el aumento de libertad y la exigencia en las aulas puede resultar realmente estresante.

Los cambios de una escuela a una universidad son grandes, estos en ocasiones hacen que los alumnos se sientan desorientados, superados por las circunstancias y asustados.

Durante el primer año en la universidad, es importante comenzar a entablar relaciones con el resto de compañeros. Estos supondrán un pilar esencial en los momentos bajos. Para ello, puede ser buena idea apuntarse a determinados seminarios o actividades fuera de las aulas que se orienten a gustos personales e inquietudes. De esta forma encontraremos gente similar a nosotros y será mucho más sencillo entablar relación con ellos.

En caso estrés
Si padece de estrés y ansiedad, es importante realizar alguna actividad o técnica de relajación. Lo cierto es que los nervios no ayudarán a aprobar los exámenes del primer año de universidad. Así pues, intente por todos los medios relajar la mente y cuerpo para estar más tranquilo.
Es imprescindible tener una buena planificación y organización durante esta primera etapa universitaria. El nivel es más exigente, y por tanto, seguramente deba cambiar métodos de estudio. Normalmente en los primeros años de universidad se imparten talleres de técnicas de estudio, ideales para aprender a estudiar en este nuevo escenario.

¿Cómo afrontar esta nueva?

Tiene que estar consciente que su vida ha cambiado casi por completo. En el campo estudiantil se es totalmente responsable de acciones y decisiones. Esto conlleva mucha seriedad de su parte, pues de esto dependerá el éxito en esta nueva etapa.

* No está solo: si bien ahora tiene mucha más independencia, en esta transición no está solo. No tenga miedo en apoyarse en su familia en todas las dudas que tenga.

* Adiós al uniforme: a pesar de que pueda parecer una broma, muchos estudiantes no toman en cuenta que ahora ya no usarán uniforme, excepto algunas carreras que cuentan con ello.

* El día de las matriculas: matricularse en el colegio es muy sencillo, pero en la universidad cambia y muchísimo. Deberá elegir las materias que tomará y el horario con base en su malla estudiantil. También deberá conocer las aulas en dónde se dictarán clases.




Lo primero que hay que hacer a la hora de afrontar este nuevo reto es darse cuenta de que efectivamente necesita cambiar ciertas actitudes y hábitos.